domingo, 16 de septiembre de 2012

Las cuestiones insustanciales no deben sustituir a las sustanciales

Misiva a una amiga que me invita a una concentración anti taurina

Por Félix Rodrigo Mora



Estimada amiga: Necesitamos una, diez, cien, mil, concentraciones (y más cosas...) contra el trabajo asalariado, que está matando espiritual y físicamente a las personas, a los y las trabajadoras. 

Necesitamos una sociedad sin trabajo asalariado.

La izquierda se dice "anticapitalista" pero no anti-trabajo asalariado, pues lo admite con mucho gusto cuando está bien pagado, esto es, cuando destruye con más eficacia la esencia concreta humana.

El verdadero anticapitalismo, sin comillas, es el que lucha contra el trabajo asalariado, no el que "lucha" por salarios más altos, mejor pagados. Quienes preconizan tal cosa, quienes se quedan en la lucha por más dinero, son los peores burgueses, los más encanallados reaccionarios.

El trabajo asalariado mata la inteligencia, destruye la voluntad, lamina la sociabilidad, embota la sensibilidad, anula el sentido moral. Nos hace unos brutos sin cerebro ni corazón, meros autómatas y monstruos con apariencia humana.

El salariado destruye la esencia concreta humana por que hace imposible la construcción pre-política del sujeto. Ahí esta el gran problema.

No hay ningún trabajo asalariado "bien pagado", como no hay ninguna esclavitud aceptable.

La reconstrucción de la humanidad y la regeneración del ser humano demandan imperiosamente poner fin al trabajo asalariado.

Es algo vital. Una humanidad, libre, autogobernada, moral, autogestionada y asentada en el amor de unos a otros (ayuda mutua) necesita de una sociedad sin trabajo asalariado, sin burguesía, sin patronal, sin capital.

No deberíamos dedicar nuestro tiempo y energías a cuestiones que en nada alteran la esencia del sistema de dominación, mientras casi nadie hace nada contra el trabajo asalariado, dejando a un lado a la magnífica Simone Weil, esa maravillosa mujer, y a Harry Braverman. Las cuestiones insustanciales no puede sustituir a las sustanciales, lo que es de tercer orden no debería ser usado como medio de distracción de lo decisivo. Cuando hagáis una convocatoria contra el trabajo asalariado dímelo y estaré en primera fila. Con mucho afecto, quedo a tu disposición.




Fuente:Esfuerzo y servicio desinteresados

2 comentarios:

  1. Acabo de escribir un post sobre esto mismo para Eleutheria, aunque no sé si me decida a subirlo. Llamó mi atención el título de tu entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustaría leer tu entrada, anímate a subirla...

      Eliminar

Gracias por participar, puedes decir lo que quieras, solo trata de aportar.